Monday, 8 July 2019

Topónimo céltico de la semana (34).

LÁMBRICA
San Cibrao de Las

Hoy regresamos al territorio de los galaicos administrados por Braga (según Diocleciano), o bracarenses, donde están los óppida o castros más grandes; concretamente al castro de San Cibrao de Las, en la comarca de Carballiño, provincia de Orense.

Allí apareció un pequeño altar votivo conocido como «ara de Eiras», dedicado a la deidad galaicorromana Bandua, y ordenado por un tal Aemilius Reburrinus. Pero no se sabía muy bien cómo se llamaba el castro... ¿Lánsbrica? 😵

En diciembre de 2016 se le hizo el negativo en yeso al pilarcito y se lee perfectamente Lámbrica, con una eme y una be.

Estamos en la era galaicorromana, la etapa final de la cultura castreña. Nuestros galaicos aún viven en el castro, que conserva su nombre en lengua originaria, y se encomiendan a los antiguos dioses; pero la cultura es ahora mucho más itálica y, ¡por fin!, aprenden a escribir: lo hacen con el alfabeto latino.

La civilización occidental había llegado a Galicia.

Bandua Lambricae

Como ya hemos comentado en numerosas ocasiones, el celta se caracteriza, de entre las lenguas indoeuropeas, por perder la *p de pater (Cf. Irlandés athair) y porcus (Cf. Irlandés orc). Lámbrica encaja muy bien en el lexema protocéltico *pʰlā-no- (llano, plano; pág. 100), que, a su vez, se remonta al protoindoeuropeo (PIE) *plat- (Cf. Inglés flat), con el típico infijo nasal *pla-n-t- (def. 5), formación más característica de celta e itálico.

De *pʰlā-no- a Lambrica vemos la pérdida prescriptiva de PIE *p.

El segundo elemento del compuesto es el típico protocéltico *brig- (montaña y castro; pág. 18), con sufijo aumentativo -ā indicando el tamaño del óppidum (Cf. Español cesto vs. cesta); a su vez, del protoindoeuropeo *bhergh-.

El topónimo está escrito con ce de casa porque el alfabeto latino arcaico no distinguía entre ce y ge. 😉

Echo de menos el típico sufijo temático -yo-, que se remonta al genitivo celtoitálico (Cf. Protoindoeuropeo *-osyo). Si tuviésemos *(p)lān-yó-brig-ā, sería el «(gran) castro de la explanada». 

Pero no lo es.

Por tanto, el elemento inicial no debe de ser un complemento del nombre (genitivo) sino un adjetivo: *(p)lān-brig-ā, el «castro llano», con asimilación de ene ante be: -nb- › -mb-. Cf. Castro Llano del Rebollo (Asturias).

Una formación nítidamente céltica. Blanco y en botella, sin campos de urnas ni arte de La Tène.

¿La diosa de los bandidos?

Con respecto a la ¿diosa? (dativo femenino en -a vs. Cossue o Reve, en -e) a quien se encomendó nuestro amigo Emilio, responde, como no podría ser de otra manera, a un lexema protoindoeuropeo *bʰendʰ-, que nos da palabras inglesas como bind (atar, amarrar) y bond (vínculo, lazo). 

En castellano, tendríamos banda (un grupo), bandido (el integrante de un grupo) y bandera (el símbolo que une a un grupo). Pero no se consideran palabras latinas, sino germánicas. Del franco, concretamente (RAE).

Debe de ser algún tipo de deidad de la unidad tribal masculina (Cf. Tutatis).

Si lo ponemos en relación con Baños de Bande (Orense), podríamos vincularla a las famosas saunas castreñas. Hay varios dioses galaicos asociados al agua: Navia, Deva, Bormánico...

Bandas de bandidos encomendados a Bandua. ¿Qué te parece? 😏

Hispano-celta: PIE *bʰ, *dʰ › /b, d/

No cabe duda de que nuestros galaicos son indoeuropeos (sud)occidentales. Con todo, fíjate que el galaico no es una lengua itálica porque aquéllas se caracterizan por transformar las consonantes PIE *y PIE * en /f/, pero el galaico retiene ambas. De lo contrario, nuestra Bandua sería **Famfua (?) o **Femfua (?).

Cf. PIE *dher- (› sánscrito dharma, griego thrónos, latín firmus); PIE *dhwer- (› inglés door, griego thýra [› tiroides], latín forum).


"Rúa transversal principal de subida á porta leste da croa no Castro de San Cibrao de Las", por Lansbricae. Cortesía de Wikimedia Commons.

No comments:

Post a comment